lunes, 5 de marzo de 2012

Aires de cambio en el sistema BCS

Death To The BCS es un libro escrito en 2010 por los periodistas Dan Wetzel, Josh Peter y Jeff Passan que deja en evidencia las miserias del sistema BCS.


No hay competición que levante más debate en la faz de la Tierra que la del football universitario. La búsqueda de un campeón justo y consensuado se ha visto en clara confrontación con la tradición y los intereses de los diferentes programas y bowls. Según han pasado los años se ha ido cambiando el sistema, pero aún no se ha encontrado uno que deje satisfechos a todos. El fin del contrato del sistema BCS en 2013 puede ser la llave que de paso a un nuevo cambio. La palabra playoffs, tabú en el pasado, suena cada vez con más fuerza, aunque me temo que no en los términos que muchos desean. Según la nueva propuesta cuatro equipos podrían luchar por el título en una especie Final Four del football colegial.



El año 2013 está marcado en rojo en el calendario de los insurgentes del sistema BCS. Cuando termine esa temporada (bowls 2014), el acuerdo actual por el que se rige el sistema de bowls llegará a su fin y ya se están empezando a negociar los cambios. La offseason y la cercanía del Torneo del basket universitario también ayudan a fomentar el debate.

Hay que recordar que el BCS debutó en 1998 y sufrió un cambio en 2006 con la aparición del National Championship al margen de las 4 major bowls, que permanecieron intactas.

Algo que parece un hecho es la desaparición de las clasificaciones inmediatas a las majors por parte de los campeones de conferencias BCS. Esto ha sido uno de los aspectos más criticados ya que provocaba enfrentamientos poco atractivos en las bowls más importantes. Además de estos cambios, han surgido informaciones de algo más radical que podría dar un giro importante a la competición.

Durante años se ha hablado de la posibilidad de playoffs como posible forma para definir un campeón. Desde la NCAA se ha desechado esa posibilidad, principalmente por la tradición de las bowls y porque este sistema podría dar al traste con la emoción de una temporada regular única en el deporte. La búsqueda de la armonía entre la justicia deportiva y los otros dos factores ha sido el principal caballo de batalla y en 2014 se dará un nuevo paso para buscar su solución.

Tampoco esperéis ningún cambio radical. Unos playoffs con 8 o incluso 16 equipos están lejanos en la actualidad. De lo que se habla es de un sistema en el que cuatro equipos se clasifiquen para disputar las semifinales de las que saldrán los dos contendientes al título nacional. Esta opción ha sido defendida y expuesta como la solución por parte de muchos expertos entre los que se encuentra Phil Steele, uno de los gurús más importantes del College Football y que lleva defendiendo esta opción hace muchos años.

En las últimas fechas han sido muchos los dirigentes, entrenadores y periodistas que han hecho pública su conformidad con esta posibilidad. Los últimos han sido los comisionados de las conferencias SEC y Big 12, dos de las más influyentes de la NCAA. Incluso el Presidente Barack Obama ha afirmado en numerosas ocasiones que el College Football necesita un cambio en este sentido.

Las dudas que ahora surgen son quiénes disputarían esas eliminatorias y es que no está tan claro que los 4 primeros del BCS Standings fueran los clasificados, como se podría pensar en un primer momento. Existe una corriente que tendría el apoyo de los dirigentes más importantes que dice que los clasificados deberían ser los 4 campeones de conferencias BCS situados en mejor posición en el ranking. Esto seguiría otorgando mayor poder a las conferencias más potentes, dejando fuera de la lucha por el título a los más humildes.

Según esta última opción, Alabama no habría podido coronarse como campeón nacional esta temporada pasada ya que no fue campeón de su conferencia. Los contendientes al título hubieran sido, además de #1 LSU, #3 Oklahoma State (Big 12), #5 Oregon (Pac-12) y #10 Wisconsin (Big Ten). De la otra forma Alabama y Stanford sustituirían a Ducks y Badgers en la lucha por el título.

Seguro que esto no dejará contentos a todos, pero es un paso más hacia la modernización de un sistema que esta temporada ha quedado claro que necesita un cambio. Como dijo aquel: "Roma no se hizo en un día".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo sinceramente espero que no implanten este sistema. Creo que acabaría con la importancia de la temporada regular en la que si un equipo quiere ser campeón debe ganar todo y debe hacerlo frente a los mejores.
Eso no implica que el sistema actual sea justo del todo, porque también es cierto que muchos equipos se acaban quedando por el camino después de haber hecho una gran temporada.
Si por mí fuera, lo que haría seria lo siguiente:
1) Mantener el sistema de ranking actual olvidándose de si el equipo es campeón o no de conferencia.
2) Establecer una especie de wild car entre 3º y 6º, y 4º y 5º
3) Los que ganen esa wild car jugarían unas semifinales con los 1º y 2º. Siendo esas semifinales, además de los partidos que decidirían los contendientes del BCS Championship, dos de las Majors Bowls atendiendo a las que tradicionalmente correspondan a las conferencias que representan los 1º y 2º
4) Los que pierdan las wild car jugarían las dos Major Bowls restantes, atendiendo también a la tradición dentro de lo posible, siendo sus rivales los que, dentro del top 25, elijan los organizadores de las Bowls.
Todo esto por un lado crearía un pseudo playoff, manteniendo la tradición, y solucionando de paso otra grave problema como es el gran lapso de tiempo que estos equipos están inactivos entre el fin de la reg season y la BCS championship.

Anónimo dijo...

Como ejemplo de lo anterior y tomando la última temporada:
1) Wild Cards:
#3 Oklahoma St vs #6 Arkansas
#4 Stanford vs #5 Oregon
Digamos que por ejemplo ganan #6 Arkansas y #4 Stanford.
2) Las semifinales serian:
Sugar Bowl #1 LSU vs #6 Arkansas
Rose Bowl (por eso de que Stanford es de la Pac 12 y la Sugar está pillada) #2 Alabama vs #4 Stanford
3) Los dos perdedores de las wild cards:
Fiesta Bowl #3 Oklahoma St vs #7 Boise St (por ejemplo)
Orange Bowl (es la última que queda) #5 Oregon vs #15 Clemson (por eso de ser el campeón de la ACC)

Aaliyah Gorge dijo...

Football is loved by many people worldwide. I love Football. Nice post.

NCAA football picks

Publicar un comentario