miércoles, 1 de diciembre de 2010

Confirmado, los Dioses del football odian a Boise State, pero aman a Auburn



La crónica de la 2ª jornada la titulé: Los Dioses del football odian a Boise State, algo que se volvió a confirmar el viernes. Los Broncos cayeron ante Nevada a causa de dos FG's fallados por su K, Kyle Brotzman, en una noche que se recordará por siempre en la historia del College Football. Al descanso de sus partidos a nadie le hubiera extrañado que Auburn y Oregon hubieran caído, en los que se vieron obligados a remontar a Alabama y Arizona respectivamente. Especialmente increíble fue lo de los Tigers que tuvieron que neutralizar una ventaja de 24 puntos, ante casi 100.000 gargantas en su contra, una demostración más de que Cam Newton tiene ese "algo especial" que le convertirá en leyenda.

En el resto de partidos decisivos de la jornada, destaca la victoria de Oklahoma ante Oklahoma State que los coloca en la final de la Big XII. La victoria tanto de Wisconsin, Ohio State y Michigan State que hace que los tres empaten en la cabeza de la Big Ten, por lo que Wisconsin al ocupar el ranking más alto en el BCS obtiene el billete para jugar la Rose Bowl.



Con 13 segundos para que acabase el partido Nevada empataba el partido contra Boise State a 31 puntos. Todo hacía indicar a que Broncos y Wolf packs se jugasen el título de la WAC en la prórroga, pero con un magnífico pase de Kellen Moore a Titus Young los Broncos se situaron en la yarda 9 de Nevada con sólo 2 segundos por jugar. La victoria que tanto había costado y tanto necesitaban parecía hecha. El K senior de los Broncos, Kyle Brotzman tenía una marca de 14 de 17 en FG's y había anotado uno de 50 yardas la semana pasada, por lo que este de 26 parecía pan comido. Pero nada más lejos de la realidad los nervios, la presión o vete tú a saber qué pudieron con él y la pelota se perdió a su derecha.

De todas formas, no todo estaba perdido, aún quedaba la prórroga y dado que Boise posee uno de los ataques más explosivos las opciones eran buenas. Pero el miedo volvió a aparecer en la pierna de Brotzman que volvió a fallar un FG, por lo que a Nevada le bastaba con anotar una patada entre palos en su posesión para llevarse el partido, eliminando toda aspiración de los de Chris Petersen por hacer historia.

Diferente suerte corrieron los Tigers de Auburn que se encontraban ante su gran prueba de fuego. La Iron Bowl ante sus más odiados rivales y otrora favoritos al título los Alabama Crimson Tide en Tuscaloosa. El partido empezó de forma bien diferente a como terminó. Los de Saban controlaban todos los aspectos del juego, superando en ataque a la defensa de Auburn y reduciendo a cenizas el ataque comandado por Cam Newton. Ese si era el equipo que asombró a la nación la temporada pasada y no lo que habíamos visto hasta ahora este año. Para colmo tuvieron una ayuda de los árbitros que pitaron a Nick Fairley (la estrella del encuentro) conducta antideportiva tras hacer un sack a McElroy que provocó un TD para los locales, ayuda que Alabama no necesita dado su enorme poderío. Con un TD a falta de 5 minutos del descanso, los de Cam Newton ponían el 24-7 con el que se llegaba a la mitad del partido.

Pero los de Chizik este año tienen algo especial y salieron a morder desde el primer minuto, bueno 56 segundos exactamente fue lo que tardaron en anotar un nuevo TD (un pase de 70 yardas de Newton a Zachery) que reducía la diferencia. Era exactamente lo que necesitaba el partido. Los papeles parecían haberse intercambiado y Alabama únicamente fue capaz de anotar un FG en toda la segunda parte. La remontada se consumó a 12 minutos del final con el tercer pase de TD de Cam Newton. A partir de ahí Auburn controló el partido y el reloj a su antojo, con el correspondiente mosqueo de Nick Saban en la banda. No era para menos, los suyos habían mostrado una imagen bastante pobre, dejando remontarse 24 puntos ante su público y contra el peor rival posible.

A Oregon le costó menos, pero no vayáis a pensar que fue algo fácil vencer a Arizona. Nada de eso. Los Ducks sufrieron de lo lindo para vencer a los Wildcats liderados por un Nick Foles que estuvo francamente bien. Los de Chip Kelly nos tienen acostumbrados a sus malos comienzos y el viernes les volvió a pasar lo mismo. Acabaron la primera parte perdiendo 19-14, pero con un tercer cuarto que nos recordó porque son el #1 pusieron demasiada tierra de por medio para que Arizona pudiera remontar. Ya sólo les queda derrotar a sus archienemigos de Oregon State, en la Civil War, para firmar su presencia en la final de enero.

Oklahoma fue sin duda la gran beneficiada de la jornada. Con su victoria a Oklahoma State en un partido de máxima rivalidad que tuvo emoción y tensión a raudales con un último cuarto en el que ambos se combinaron para 40 puntos y la victoria de Texas A&M el jueves ante Texas, que dejaba a estos últimos sin posibilidad de jugar bowl de postemporada, se repitió el triple empate que ya suciedese en 2008. Los Sooners volverion a ser los grandes beneficiados por su mejor ranking en el BCS Standings. No cabe duda que es más rentable perder a principios de temporada, ya que nadie duda de que si los Aggies hubieran derrotado esta misma semana a Oklahoma en vez de haberlo hecho hace un mes, serían los de College Station los que le disputasen a Nebraska el título de la conferencia.

La Big Ten no se queda atrás en emoción y también ha sido la clasficación del BCS la que ha decidido el campeón después de producirse otro triple empate. Ni Wisconsin, ni Ohio State ni Michigan State se dejaron sorprender por sus rivales y todos ellos respondieron a la perfección. Los Spartans fueron los que peor lo pasaron, no obstante tenían el duelo más complicado ante Penn State. Wisconsin volvió a anotar una pila de puntos (70) y Ohio State barrió a Michigan en un partido descafeinado que desmerece la enorme tradición de duelos entre estos dos históricos programas, dejando a Rich Rodriguez contra las cuerdas a pesar de obtener su mejor record desde que está en Ann Arbor.


Otro partido de gran rivalidad fue el que enfrentó a USC son Notre Dame. A pesar de la mala temporada de ambos el partido nunca pierde interés. Los Irish se hicieron con la derrota a pesar de que su QB true freshman lanzase 3 INT's, aprovechándose de la baja de Matt Barkley que dejaba a Mitch Mustain ante su primera titularidad, a pesar de ser un senior. La verdad es que Tommy Rees está demostrando ser un jguador de garantías, después de haber ganado sus últimos tres partidos habiendo salido este mismo año del instituto.

En Baton Rouge no van a recordar el sábado como un día feliz. Su derrota ante Arkansas los deja con casi toda seguridad fuera de una BCS Bowl en detrimento de unos Razorbacks que a la chita callando se han metido en el top 10.

Florida State y South Florida salieron ganando en los duelos de rivalidades entre equipos del estado de Florida. Los primeros barrieron en todo momento a unos Gators que han estado sufriendo todo el año, la noche fue redonda para los Seminoles ya que gracias a la victoria de Maryland sobre N.C. State se alzaron con el título divisional y se ganaron un billete para la final de la ACC en la que se enfrentarán a VT que sumó su 10ª victoria consecutiva. Los Bulls, por su parte derrotaron a unos pobres Hurricanes provocando así la destitución de su HC, Randy Shannon.  

Precisamente, USF son los únicos que pueden fastidiar a UConn su victoria en la Big East y por tanto la presencia en una BCS Bowl. Su victoria ante Cincinnati y la derrota de Pittsburgh con West Virginia les deja a las puertas de hacer la machada.

2 comentarios:

carlos dijo...

Muy buenos partidos hubo. Me ha encantado esa semana

Carlos HSH dijo...

Para mi la mejor en lo que va de temporada, pero espera a que lleguen las bowls...

Publicar un comentario